Sin categoría

Permite la alcaldesa de Barcelona el sexo en las calles de la capital catalana?

Luego de tantas críticas, el Ayuntamiento dice que ahora revisará sus protocolos para prohibir rodajes de este tipo en las calles de Barcelona. Este tipo de rodaje puede causar diferentes efectos en la mente de las personas, para algunos puede alentar el maltrato y humillación a las mujeres, mientras que otras personas simplemente lo ven como un acto para una escena de porno extremo.

Todos estos comentarios están siendo causados por una productora californiana que ha utilizado en estos últimos años la vía pública como un salón de grabación para sus rodajes. Mujeres humilladas, amarradas, esposadas y atadas desnudas, caminando como esclavas por las escaleras de la Catedral y bajando como esclavas por la Rambla, entre turistas y barceloneses que disfrutan del espectáculo y utilizan sus teléfonos para grabar y fotografiar. Escenas en las que se encuentra una productora californiana, Kink, es una de las más grandes distribuidoras y productoras de porno extremo en todo el mundo.

De esta forma la capital catalana se ha convertido en un escenario improvisado para el rodaje de escenas porno, y sobre todo, para escenas con humillaciones publicas, porno cat extremo y a plena luz del día, con cientos de personas observando el espectáculo. Desde descargas eléctricas, hasta caminar amarrada de una soga, son algunas de las escenas que se pueden ver en este tipo de rodajes.

De vez en cuando, los turistas o transeúntes se topan con alguna de estas escenas en la calle, aunque para nadie es un problema, simplemente disfrutan del espectáculo, graban un poco con su teléfono inteligente y lo comparten a través de las redes sociales, pero esto sí que genera un escándalo, como pasó meses pasados cuando una pareja tomó como lugar para copular la parada del metro de Liceu.

Aunque estas prácticas sexuales suelen ser espontáneas, son protagonizadas por personas que están bajo los efectos del alcohol o las drogas y prostitutas y clientes, que no constituyen las únicas escenas de este tipo en la ciudad. Los rodajes de porno en las calles de Barcelona se han convertido en una rutina para los barceloneses.

También, la productora americana Kink, que cansada de utilizar en diferentes oportunidades las calles de Barcelona para llevar a cabo sus rodajes, no se ha conformado con las calles sino que también ha utilizado los lugares emblemáticos de la ciudad. Las calles de Barcelona son transitadas en su mayoría por turistas extranjeros, calles que se han convertido en escenario para rodar una serie pornográfica llamada ‘Public Disgrace’.

La productora de porno extremo Kink, está completamente libre de problemas, ya que ellos cuentan con los permisos necesarios para realizar su trabajo, a pesar de que el hecho de que una persona camina desnuda por la vía pública es un delito, al parecer grabar porno no lo es. Para corroborar la armonía con la que trabaja esta productora, han dado fe dos de las actrices que han participado en estas escenas, donde han confesado que la productora elige a la capital catalana por ser una de las ciudades más permisivas de todo el mundo.

La tesis del ayuntamiento

Ada Colau: con muchas críticas el Ayuntamiento de Barcelona, colocó a una jefa de prensa una mujer famosa por mear en la calle y producir videos porno de toda su familia, hasta de su abuela y ahora que parece que este tipo de actividades se le han escapado de las manos quieren ponerle fin y buscar una forma de reducir este tipo de actividades en las calles de Barcelona.

Debido a este disparate, el consistorio en conjunto con el gobierno municipal se encargará de revisar los protocolos existentes para este tipo de escenas en lugares concurridos, para buscar la forma de proteger a personas externas al rodaje visualicen espectáculos de este tipo, en especial a los menores de edad.

Este tipo de rodajes pueden herir diferentes sensibilidades, no todas las personas están aptas para observar este tipo de actividades, por eso deben de realizarse como un hecho puntual y tomar como referencia algunos lugares que no tengan mucha concurrencia de personas.

El Ayuntamiento se lava las manos y dice que no es asunto suyo intervenir en este tipo de actividad, el sexo que se practica en el porno, al igual que en cualquier otro entorno, siempre que todas las partes estén de acuerdo será legítimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *