Sin categoría

Intercambio turístico, de regreso a Italia

Muchos mantienen viva la idea de conocer y mantener vivas sus raíces, un ejemplo de ello podría ser la casa fabricante de joyas Tous con un siglo ya en el mercado y quienes nunca han dejado a un lado sus orígenes. Otros, como quienes son de familias de otros países, desean conocer o redescubrir sus raíces, especialmente se son italianas. Para ello se hace importante investigar sobre los antepasados que en algún momento y debido a diversas circunstancias decidieron hacer vida en otras latitudes durante los siglos o décadas pasadas. Es de gran relevancia conocer de dónde venían, si aún queda algún familiar que tenga el mismo apellido, tan solo por mencionar un detalle de interés.

La idea para quien desea hacer este tipo de turismo, es logra juntar todo el material que sea posible acerca de su historia familiar. Alrededor del mundo, se pueden encontrar gran cantidad de comunidades que cuentan con archivos con increíbles respaldos históricos sobre la migración de italianos, a través de los cuales es posible comunicarse con Familias Piamontesas, o con los calabreses. Y estamos seguros de que surgirán muchas historias.

Este tipo de turismo se encuentra dirigido hacia los italianos o también, a quienes son descendientes de italianos, que además deseen conocer dicho país y poder visitar aquellos lugares que podrían guardar aún sus raíces familiares.

Italia cuenta con una población cercana a los 60 millones de personas, de la cual es posible estimar que al menos la misma cantidad o quizás más, se encuentre viviendo fuera de sus fronteras, lo que nos arrojaría una cifra cercana a casi 130 millones de italianos en el mundo. Para un descendiente, es de relevancia saber que las migraciones más imponentes fueron hechas durante el siglo XIX y XX, en los que se estima que al menos 20 millones de campesinos, amas de casa, niños y abuelos decidieron buscar amparo al menos en tierras Argentinas.

Pero ello no solo fue hacia ese destino, ya que tal migración se mantuvo en un constante flujo hacia América del Sur, Estados Unidos, Canadá y Australia, que con el transcurrir de los años ha creado una población que ha sido alternativa a la italiana, pero que continúan manteniendo muchas de sus tradiciones y costumbres, dejando las como legado a los hombres y mujeres que han decidido iniciar esta travesía. Estas migraciones cuentan con grandes historias, aventuras que posiblemente nos parecen épicas pero que, para quienes las vivieron fueron bastante dramáticas, tristes y muy dolorosas.

Un ejemplo del turismo de regreso podríamos encontrarlo en Capracotta, en donde se encuentra un pequeñísimo pueblo denominado el Molise, el cual cuenta con una población de alrededor de 700 habitantes, pero que sorprendentemente, en el mundo se pueden encontrar más de 1800 personas que tienen una relación directa con sus raíces. Toca averiguar cuántos de nosotros o de nuestros amigos son molisanos que se encuentran dispersos por el mundo, pero también pueden ser marchigianos o toscanos. Y cuantos han tenido la suerte de poder visitar la casa donde vivieron sus ancestros? estamos seguros de que no son tantos.